Dra. Dª. Mercedes Prieto Matellán

Vocal de la Sección de Médicos de Atención Primaria
Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Zamora

Los centros de salud están saturados y no pueden ofrecer la respuesta que la población demanda como consecuencia de la nueva ola de contagios de Covid-19. «Los centros de salud estamos sobrepasados y a nivel de urgencias es horroroso. El personal está muy cansado y estresado», explica a iSanidad la Dra. María del Mar Martínez Lao, representante nacional de la Vocalía de Atención Primaria Urbana del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (Cgcom). Además, señala que si en una situación normal ya era necesario aumentar las plantillas y el presupuesto en atención primaria, ahora lo es todavía más.

¿Cómo está afectando la «sexta ola» de contagios por Covid-19 a los centros de salud?
Estamos con mucha demanda, sobre todo telefónica. Normalmente, para los pacientes sintomáticos en las capitales de provincia han habilitado una consulta en el hospital para hacer test de antígenos y PCR, pero en el resto de consultorios se hacen las pruebas en el centro. Hay una gran demanda de personas sintomáticas con Covid positivo.

¿Qué medidas proponen a la administración para mejorar la situación de los centros de salud?
Para poner pin a la saturación de los centros de salud habría que aumentar el personal médico y de enfermería. Durante la mañana los centros de salud estamos sobrepasados y a nivel de urgencias es horroroso. En Ciudad Real, que habitualmente se ven 130 o 140 en las urgencias de atención primaria, estamos llegando a casi 400. Eso es insoportable y muy difícil, el personal está muy cansado y estresado. Además, la gente está con un nivel de agresividad también un poco excesivo. Todo el mundo quiere que se le atienda en el momento que ellos deciden y eso a veces causa problemas.

Comunicado Vocalías de Atención Primaria Urbana y Rural CGCOM

  • Este nivel asistencial es clave para ofrecer igualdad, justicia y universalidad a la atención sanitaria de nuestro país
  • Se están produciendo episodios de incomprensión y rechazo por parte de algunos ciudadanos hacia los profesionales, condenables desde todo punto de vista

Las Vocalías de Atención Primaria Urbana y Rural del Consejo General de Médicos (CGCOM) quieren trasladar a la sociedad en su conjunto la preocupación por no poder ofrecer la asistencia sanitaria de calidad que precisa en estos momentos nuestra población, debido, en gran medida, al colapso de este nivel asistencial con motivo de la gestión de la pandemia/sindemia que consume todos los recursos humanos y organizativos.

Los profesionales son los primeros afectados por esta nueva ola pandémica que ahonda, aún más si cabe, en el cansancio de estos, que no encuentran sustitución de bajas y permisos y que no han podido descansar entre las distintas olas de Covid. Asumen con entereza y responsabilidad el esfuerzo que supone ofrecer a la población la demanda asistencial diaria y además el esfuerzo añadido de la gestión de Covid, rastreo y vacunación de la población.

El pasado viernes, tuvo lugar la asamblea ordinaria de los vocales de Atención Primaria Rural de las 52 provincias españolas de la vocalía del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), donde se debatieron los principales problemas que afectan a este colectivo y donde defendieron la necesidad de la acreditación de la especialidad de Medicina de Familia.

Los vocales reunidos en la sede del CGCOM, presencial y telemáticamente, trataron temas de interés general como son las homologaciones de los médicos para poder salir a trabajar al extranjero, con el consiguiente gasto y merma de profesionales, el déficit de tutores y la escasa acreditación de centros y profesionales del mundo rural, y la problemática creación de más facultades de Medicina en España, entre otros. “Ya se consideran más que suficientes, ya que somos el segundo país del mundo en facultades de Medicina tras Corea del Sur”, afirman.
 
En el encuentro pusieron en relieve la necesaria acreditación de la especialidad en Medicina de Familia para poder ejercer como tal en la Atención Primaria “hecho que -tal y como aseguraron- ni se plantea en otras especialidades médicas”, así como la homologación de médicos extracomunitarios que acuden a buscar trabajo en nuestro ámbito laboral.

La Vocalía de Médicos de Atención Primaria Rural del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) han mostrado su preocupación por la sostenibilidad de la Atención Primaria (AP) y en consecuencia del Sistema Sanitario en su ultima Asamblea, celebrada recientemente. Los vocales nacionales han manifestado su agotamiento no sólo por la pandemia de COVID-19, sino por la falta de recursos en Atención Primaria.

Tal y como aseguraron en la reunión, el 30% de los profesionales se encuentra bajo la presión asistencial y la falta de recursos y se quieren jubilar, la edad media de los médicos en España es de 50 años, es decir,  70.000 médicos se jubilan en los próximos 10 años, tenemos 8.000 licenciados llamando a la puerta del MIR y sin posibilidades de optar a una plaza por la escasez de plazas convocadas desde el Ministerio, la falta de centros docentes, la falta de tutores docentes se agrava por la escasez de estabilidad laboral, pues casi el 50% de los médicos son temporales y no hay previsión de estabilización con ofertas de empleo público ni consolidación de su puesto de trabajo, de hecho esta situación aún es más grave teniendo en cuenta que muchos de estos sanitarios tienen contratos precarios y cambian frecuentemente de consulta.  Así lo asegura el Dr. Francisco Javier Rodríguez Del Río, secretario de la vocalía AP Rural.

El Dr. Hermenegildo Marcos, representante nacional de médicos de Atención Primaria Rural del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), analiza, en este artículo de opinión, la situación de la AP tanto en España como en países europeos de nuestro entorno y solicita “retomar de forma urgente antes de fin de año el marco estratégico para la AP”

Michelle Wucher, periodista norteamericana, a raíz de  observaciones realizadas durante la crisis financiera de 2011, acuñó el término Rinoceronte gris que es un evento muy probable con un gran impacto pero que se descarta o se pasa por alto, tal vez porque no lo estamos tomando lo suficientemente en serio. Se refiriere a un peligro que es obvio, visible y nos afecta directamente. Son situaciones de extremo riesgo que, aunque resultan predecibles, no son enfrentadas por sus responsables.

Desde diversas instituciones relacionadas con la AP veníamos alertando desde hace tiempo que si no cambiábamos de actitud nos embestiría con toda su fuerza un Rinoceronte gris, pero los gestores políticos prefirieron obviar o negar el problema y no enfrentarse a él, ahora estamos sufriendo su impacto con toda la intensidad.

COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.