La declaración final de la cumbre del G-20, celebraba el pasado fin de semana en Hamburgo (Alemania) incluye, las conclusiones del Grupo de Trabajo de Salud, que se incorpora, por primera vez a la cumbre. Los resultados se traducen en un compromiso por el fortalecimiento de los sistemas de salud y la lucha por las resistencias a los antibióticos, considerada una de las mayores amenazas para la salud mundial 

En la reunión del G-20 de Hamburgo se reunieron, por primera vez los ministros de salud con el director general de la Organización Mundial de la Salud, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, que se estrenaba en el cargo, haciendose un llamamiento a la ONU para que la salud mundial ocupe un lugar destacado en la agenda política, al tiempo que solicitaron "esfuerzos cooperativos" para fortalecer los sistemas de salud en todo el mundo.

Se hizo una revisión el problema de las pandemias, lo que podría poner en peligro la estabilidad económica en su conjunto. Al respecto, se puso de manifiesto el papel crucial que puede ejercer el G-2 para avanzar en la capacidad de respuesta ante los desafíos más impactantes en salud, llegándose a la conclusión de que está "ahora mejor equipado" para hacer frente a una pandemia. Sobre este aspecto se discutió ampliamente el papel de la Organización Mundial de la Salud (OMS), apoyándose el papel central de coordinación que tiene encomendado.

Asimismo, se abogó por la cobertura universal de la salud, la implementación de los recursos humanos en el ámbito sanitario, el desarrollo sostenible, la erradicación de la poliomielitis y el impulso a la investigación en particular para combatir patógenos identificados por la OMS y la tuberculosis.

La decisión de financiar un medicamento con dinero público debe ser transparente y basarse en criterios de evaluación; el NHS de Reino Unido no podría funcionar sin los 2.400 médicos italianos, 1.300 españoles o cientos de médicos franceses y portugueses; el fin de la libre circulación tras el Brexit pondrá en peligro la investigación médica de alta calidad en el Reino Unido y en la UE en su conjunto; las órdenes médicas han de tener una sola voz en la UE; la Directiva de Cualificaciones Profesionales, lista para su transposición son algunas de las conclusiones de la IV Jornada Europea del CGCOM, celebrada el pasado viernes en la sede de la corporación 

La decisión de financiar un medicamento con dinero público debe ser transparente y basarse en criterios de evaluación; el NHS de Reino Unido no podría funcionar sin los 2.400 médicos italianos, 1.300 españoles o cientos de médicos franceses y portugueses y el fin de la libre circulación tras el Brexit pondrá en peligro la investigación médica de alta calidad en el Reino Unido y en la UE en su conjunto son algunas de las conclusiones de la IV Jornada Europea de la OMC que se ha celebrado hoy. 

El vicepresidente de la corporación, Dr. Tomás Cobo, quien ha sido el encargado de comunicar estas conclusiones a los asistentes, ha expresado su deseo de que esta Jornada “sirva para reforzar los intereses comunes de las cuatro entidades médicas de España, Reino Unido, Francia y Portugal” que han participado en ella y conseguir que lo expuesto en ellas “llegue hasta los europarlamentarios representantes de los respectivos países para influir en ese lobby”. 

España no alcanzará los objetivos fijados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de reducir el consumo de tabaco en un 30% de cara al año 2025 porque las mujeres de entre 40 y 64 años en lugar de bajar el consumo lo sigue incrementando, según alerta un estudio publicado en la revista 'Nicotine & Tobacco Research', realizado por UIC Barcelona, el Institut Català d'Oncologia (ICO) y la Universidad de Alcalá (Madrid).

"Si no se revierte la tendencia, este estudio demuestra que España no alcanzará para las mujeres los objetivos fijados por la OMS de reducir el consumo de tabaco un 30% de cara al 2025", destacó el investigador principal del estudio, el profesor José M. Martínez-Sánchez, responsable del grupo de investigación de evaluación de determinantes de salud y políticas sanitarias de UIC Barcelona.

En este sentido, la morbi-mortalidad por enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco se prevé que aumente también en las mujeres en los próximos años.

Por ello, los resultados de este trabajo "muestran la necesidad de definir y fortalecer las intervenciones en salud pública dirigidas a reducir el consumo de tabaco, principalmente entre las mujeres, y prevenir que los y las adolescentes se inicien con cualquier forma de tabaco", añadió el profesor Esteve Fernández, director del Centro Colaborador de la OMS para el Control del Tabaco del Instituto Catalán de Oncología.

Se ha llegado a estas conclusiones a partir de los datos obtenidos en las encuestas nacionales de salud realizadas en España los años 2003, 2006 y 2011. El equipo de investigadores ha reconstruido también los índices de tabaquismo anuales desde 1989 hasta 2011 por género y grupos de edad de cinco años.

Fuente: medicosypacientes.com

La Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) considera que la legislación española no garantiza ciertos derechos a las personas con enfermedad crónica. Para erradicar la situación, pretende promover una proposición de ley cuyas líneas generales presentó y debatió ayer con pacientes y sus representantes en la Jornada "La protección de la persona con enfermedad crónica o síntomas cronificados", en la sede del IMSERSO en Madrid 

A consecuencia del vacío legal existente en la protección de las personas con una enfermedad crónica o síntomas cronificado, la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) se ha propuesto erradicar la situación con una proposición de ley cuyas líneas generales presentó y debatió ayer con pacientes y sus representantes en la Jornada "La protección de la persona con enfermedad crónica o síntomas cronificados", en la sede del IMSERSO en Madrid

Estuvieron presentes en el encuentro, el presidente de COCEMFE, Anxo Antón Queiruga; Fernando Vicente, asesor de la directora del IMSERSO, y el presidente de la POP, Tomás Castillo. En la jornada intervinieron, además, representantes de ALCER, CESIDA, ACCU, AECC, FEDER, UNiMiD, el Ministerio de Sanidad, la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad Complutense de Madrid.

COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.