El Ministerio de Sanidad exigirá a las comunidades autónomas que puedan tener listas en el plazo de cinco días entre 1,5 y 2 camas en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y entre 37 y 40 camas de enfermos agudos por cada por 10.000 habitantes, en el caso de que se produjera un rebrote de coronavirus

Este es uno de los criterios de obligado cumplimiento por parte de las comunidades autónomas para que el Gobierno pueda entrar a valorar sus propuestas de cara a la desescalada y que aparece recogido en una orden ministerial de cogobernanza publicada este domingo en el BOE.
 
Esta orden regula el procedimiento a seguir para la elaboración, remisión y tramitación por las comunidades autónomas y ciudades autónomas de propuestas de desescalada de acuerdo a las medidas establecidas en la declaración del estado de alarma.

El presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), Dr. Serafín Romero, ha intervenido en el programa ‘Coronavirus Última Hora’ de Televisión Española, donde ha afirmado que “el interés legítimo por recuperar la actividad económica no debe hacer que bajemos la guardia”, como alerta la Organización Mundial de la Salud (OMS)

Para el Dr. Romero, “la desescalada va a depender de cómo seamos capaces de controlar un escenario de incertidumbre. Hasta el momento, medidas como el distanciamiento social, la higiene, el diagnóstico precoz y el aislamiento son los elementos más eficaces con los que contamos”.

Ha subrayado que “hay que apelar a la responsabilidad de los ciudadanos, pero también de los dirigentes sanitarios para que tengamos material para el diagnóstico precoz, de prevención de riesgos para los profesionales sanitarios y esas medidas para la población para mantener adecuadamente los comportamientos que han permitido ver un poco de luz al final del túnel”.

Las Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido de que los trabajadores de la salud infectados con Covid-19 después de la exposición en el lugar de trabajo deberían tener derecho a beneficios por lesiones laborales por enfermedad profesional, incluyendo compensación, rehabilitación y servicios curativos. Además, piden a los Gobiernos y las organizaciones de empleadores y trabajadores y a la comunidad mundial a tomar medidas urgentes para fortalecer las capacidades de los países para proteger la salud y seguridad ocupacional de los trabajadores de la salud y los servicios de emergencia que respeten su derechos a condiciones de trabajo decentes

Invita a desarrollar programas nacionales para la salud ocupacional de los trabajadores de la salud y proporcionarles servicios de salud ocupacional.

En medio de la pandemia de Covid-19, continua el organismo, "los trabajadores de salud están en la primera línea de la respuesta al brote de Covid-19 y, como tales, están expuestos a riesgos que los ponen en riesgo de infección. Los riesgos incluyen exposición a patógenos, largas horas de trabajo, angustia psicológica, fatiga, agotamiento ocupacional, estigma y violencia física y psicológica".

Los Consejos Generales de Dentistas, Enfermería, Farmacia, Fisioterapia, Podología y Veterinaria, se han sumado a la propuesta del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) para rendir un homenaje a los sanitarios fallecidos a causa de la COVID-19

Se trata de una propuesta del CGCOM en recuerdo y homenaje a todos los sanitarios que han perdido su vida en el ejercicio de su profesión, y que en la actualidad superan las 55 personas, 40 de ellos médicos y médicas.
 
Todas las profesiones sanitarias han expresado su profundo pesar por los fallecidos víctimas de la pandemia por COVID-19. Con este homenaje se quiere reconocer a todos aquellos que dieron lo mejor de sí para combatir esta pandemia, incluida su vida, y a los que se enfrentan día a día a la misma.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha asumido este martes el error de haber situado a España en el top ten de los países que más test hacen entre su población para detectar la presencia del nuevo coronavirus y ha pedido disculpas por la "confusión" generada en torno a un asunto tan sensible

En un comunicado difundido en la tarde de este martes, el organismo que lidera Ángel Gurría ha aclarado que el Gobierno español le envió los datos desglosados por Comunidades Autónomas y diferenciando entre PCR --las pruebas más fiables para la detección del virus y las únicas que emplea el Ejecutivo español en sus balances oficiales de fallecidos y contagiados-- y test serológicos, junto con la suma de los dos. Fueron los expertos de la OCDE los que decidieron, afirma la organización, incluir en el gráfico difundido este lunes el cómputo global, lo que llevaba a España a aparecer como el octavo país que más pruebas ha hecho (28,6 por cada 1.000 habitantes), por delante incluso de Alemania.
 
Sin embargo, la OCDE explica que "a partir de ahora" y con el objetivo de mantener la coherencia en la medición tendrá en cuenta tan sólo el número de PCR realizadas, lo que hace descender a España al puesto 17, con una tasa de 22,29 test por cada 1.000 habitantes, incluso por debajo de la media de los países de la organización, que se sitúa en el 22,9.