Cada año 400.000 personas son diagnosticadas de diabetes tipo 2 en España y se calcula que más de 5,3 millones de personas (el 13,8% de la población española) padecen ya esta enfermedad que causa la muerte a 25.000 personas en nuestro país cada año, según datos aportados por la Sociedad Española de Diabetes que celebra estos días su 65º aniversario, en el marco de su XXX Congreso Nacional en Sevilla

Alrededor del 80% de las personas con diabetes tipo 2 fallecen a causa de una enfermedad cardiovascular aterosclerótica, como el infarto del miocardio o el ictus; también se sabe que cuanto antes se diagnostica la diabetes 2 peor es el pronóstico cardiovascular y más agresivo debe ser el tratamiento (más aún en mujeres). Sin embargo, los expertos estiman que hasta el 80% de los casos de diabetes tipo 2 se pueden prevenir adoptando hábitos de vida saludables.
 
La diabetes no es una prioridad para las autoridades sanitarias, como expresan contundentemente los máximos responsables de la Sociedad Española de Diabetes (SED), que celebra estos días en Sevilla  su XXX Congreso Nacional del 24 al 26 de abril en Sevilla.

La Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) y la Asociación Española de Enfermería en Cuidados Paliativos (AECPAL), que representan a más de 2.500 profesionales sanitarios de toda España, han expresado su preocupación ante el aumento de personas que siguen sin recibir cuidados paliativos en nuestro país y que, según sus datos, se elevó a 77.698 en 2017

Durante 2017, en España fallecieron 424.523 personas. De ellas, un 75% precisaron cuidados paliativos, un total de 318.442 (113.266 fallecieron por cáncer y 205.176, por otros procesos). De esta cifra, casi 129.500 eran personas con necesidades complejas, subsidiarias de ser atendidas por recursos específicos de cuidados paliativos. Aquellas que no presentan un nivel más alto de complejidad pueden ser atendidas por otros recursos, como Atención Primaria.
 
Según los porcentajes estimados en el Directorio de Recursos de SECPAL, alrededor de 51.800 personas recibieron cuidados paliativos especializados. Esto supone que 77.698 personas y sus familias no accedieron a cuidados paliativos especializados durante 2017, pese a que su nivel de complejidad lo hubiese hecho necesario.La cifra, según dichas entidades, va en aumento con respecto a años anteriores.

Hace dos meses un post en Facebook se convertía en viral con decenas de miles de lecturas y comentarios. En esta publicación, su autor, el cirujano vascular Ángel Martínez Monsalve, narraba como un paciente al que se le salvó la vida de urgencia se quejaba por “tener que compartir habitación” con el fin de poner de manifiesto que este “desconocimiento” por parte de los pacientes, así como la sobreutilización de los servicios públicos y un abuso del “esto es mío porque yo lo pago” va a poner en riesgo la sanidad en España

Este medio ha querido recoger las impresiones de este cirujano del Hospital Universitario de Badajoz, cuya reflexión ha provocado gran repercusión en medios de comunicación, pacientes y en el sector sanitario. El texto viralizado ha vuelto a sacar a la palestra el debate sobre la necesidad de “educar” en el uso responsable de los servicios públicos para no malgastar recursos y preservar un sistema sanitario de alto nivel que – como asegura en su post – “nos vamos a cargar por ignorantes”.

El Dr. Martínez Monsalve hace hincapié en la necesidad de la educación sanitaria. Desde su punto de vista “es clave en una sociedad avanzada” porque el mayor porcentaje de gasto que hacen los gobiernos se destina a sanidad y nadie informa de ello, ni de lo que cuestan las cosas que tenemos a nuestra disposición. “No puede ser que no seamos conscientes en que se gasta la mayor parte de nuestros impuestos. Se publicita a bombo y platillo que se han invertido 20.000€ en reformar la parada de autobús de la esquina, pero no se sabe que en tu hospital se hacen 90 trasplantes de riñón al año a 140.000€ cada uno de ellos” – manifiesta.

El apartado dedicado a Sanidad en los programas electorales de los principales partidos políticos nacionales (PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos y VOX) para las elecciones de este domingo, 28 de abril, contiene distintas propuestas que van desde la garantía de la universalidad asistencial hasta la implementación de los cuidados paliativos, pasando por eliminación de copagos, ampliación de cartera básica de servicios y modificación de calendario vacunal, entre otras

Además de la consolidación de un sistema universal y gratuito, el Partido Socialista (PSOE) propone en su programa electoral una revisión del copago farmacéutico, comenzando por pensionistas y personas de menores ingresos. Aboga por una Estrategia de Renovación del Sistema Nacional de Salud, que comprenda la mejora de los recursos existentes y de las condiciones de los trabajadores de la sanidad pública; la adaptación tecnológica del sistema, potenciando la innovación a través de la Medicina de Precisión y Personalizada; y la ampliación de la cartera de servicios, incluida la progresiva incorporación de la atención a la salud bucodental. A ello suma una nueva estrategia de salud mental, y la prevención y atención en todo tipo de adicciones relacionadas con el alcohol, tabaco, drogas tóxicas, ludopatía, y abuso de internet, entre otras..
 
El Partido Popular (PP) apuesta por que todos los españoles sean atendidos en condiciones de igualdad en el conjunto del territorio nacional, por la tarjeta sanitaria individual y por la extensión de los cuidados paliativos en el marco del SNS. Asimismo, garantiza la libertad de elección de médico, la medicina personalizada, además de un calendario de vacunación único para toda España.

La Plataforma de Sanidad Penitenciaria ha alertado de la escasez actual de médicos en las prisiones españolas, problemática que, como advierten, va en aumento debido a “la salida masiva de estos profesionales bien por jubilación o bien por las condiciones laborales a las que se ven expuestos”

Esta organización, cuyo objetivo es la defensa de los derechos de los trabajadores sanitarios ante la Administración Penitenciaria, ha elaborado un amplio documento donde expone detalladamente la situación de lo que consideran “un desmantelamiento silencioso de la Sanidad Penitenciaria”.
 
Según datos de esta organización en la actualidad trabajan 296 médicos en las cárceles, de los cuales 97 son de más de 60 años, 165 están entre 50 y 60 años, 24, entre 40 y 50 años y solo 10 tienen menos de 40 años, que tienen que asistir a un número aproximado de 50.000 personas internadas en los centros penitenciarios del país.