La Junta de Patronos de la Fundación para la Protección Social de la OMC, el día 27 de marzo de 2020, acordó de forma extraordinaria acoger a los médicos de nueva colegiación por el coronavirus y facilitarles el acceso al Catálogo de Prestaciones 2020 y a las Prestaciones Extraordinarias COVID-19, estén o no registrados como socios protectores.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha pedido a líderes de los países del G20, durante la reunión extraordinaria celebrada por teleconferencia para abordar la crisis provocada por el Covid-19, que aumenten la producción del material sanitario, así como el número de profesionales para detectar, tratar y aislar los casos del nuevo coronavirus

Y es que, tal y como les ha recordado, el mundo está en guerra contra un virus que amenaza con "destrozarnos" ya que ha infectado a casi medio millón de personas y ha provocado la muerte de más de 20.000, y cuya evolución está creciendo a un ritmo "exponencial". "Sin una acción agresiva de todos los países, millones de personas podrán morir", ha avisado Tedros.
 
Por ello, ha pedido a los líderes políticos que sumen fuerzas para derrotar al nuevo coronavirus, subrayando y agradeciendo las medidas implantadas en muchos países como, por ejemplo, aquellas relativas a las "drásticas" restricciones sociales y económicas.

Los Consejos Generales de Colegios Oficiales de Dentistas, Farmacéuticos, Médicos y Podólogos, reunidos telemáticamente ayer y de acuerdo con las competencias atribuidas por el Real Decreto 1718/2010, de 17 de diciembre, sobre receta médica y órdenes de dispensación, han trabajado conjuntamente para habilitar una versión simplificada del Sistema de Receta Electrónica Privada para operar, de manera temporal y como solución de contingencia ante la situación de emergencia sanitaria provocada por el COVID-19. Dicha solución facilita el acceso a los tratamientos prescritos con las garantías sanitarias para los pacientes

A raíz de la situación derivada del COVID-19 y de las medidas adoptadas por las autoridades competentes en el actual Estado de Alarma, se han reducido muy significativamente los desplazamientos de los pacientes a las consultas físicas en los centros sanitarios (clínicas, hospitales), sobre todo de personas de especial riesgo ante el COVID-19. En estas circunstancias, y dado que los pacientes que reciben asistencia médica en el ámbito privado siguen requiriendo el acceso a sus tratamientos, una parte importante de facultativos está acudiendo a la telemedicina, sin la presencia física del paciente. En estos casos, y para poder prescribir a distancia, es necesario disponer de sistemas de receta electrónica con garantías para los pacientes.