El pte. de la OMC, Dr. Serafín Romero, expuso ante los secretarios generales de los Colegios de Médicos la hoja de ruta para su mandato, tras informarles de los cambios producidos en la Comisión Permanente del Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM), una vez celebradas las elecciones del pasado 4 de marzo.

La apuesta por el modelo sanitario actual y su intención de lograr un pacto por los profesionales que lleve consigo la reducción de la precariedad laboral y la tasa de reposición, forman parte de sus prioridades para esta nueva etapa, según indicó. En este sentido, el Dr. Romero subrayó la importancia de la comunicación que ha de establecer el colegiado con el Colegio al objeto de que informe de todas aquellas situaciones que puedan afectar a la buena práxis y a la seguridad del paciente.

 También se refirió a la Organización Médica Colegial, recordando los cambios que la corporación ha experimentado en los últimos años hasta lograr convertirse en un Foro de pensamiento profesional y, además, difundirlo al exterior. Se ha convertido, en definitiva, en un referente de todo lo que pasa en la profesión gracias a la labor de todos sus observatorios (situación laboral, agresiones, migraciones médicas, PAIME, entre otros). De ahí que animara a que entre todos se contribuya a la más amplia difusión de toda la información que resulte de los mismos.

Con motivo del Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario que se celebrará el jueves, 16 de marzo, la Organización Médica Colegial (OMC) presentará, a las 11 horas, los datos de las agresiones que han sufrido los médicos en el ejercicio de su profesión en 2016, registrados en el Observatorio de Agresiones de la OMC y recogidas a través de los 52 Colegios de Médicos de España

Intervendrán en la rueda de prensa el Dr. Serafín Romero, presidente de la OMC; Dr. Juan Manuel Garrote, secretario general de la OMC; Dr. José Alberto Becerra, coordinador del Observatorio de Agresiones de la OMC; y los doctores Francisco Devesa y Abel Saldarreaga, médicos agredidos. También participará Javier Castrodeza, secretario general de Sanidad.

Bajo el lema “Contra las agresiones a sanitarios, tolerancia cero” la OMC ha puesto en marcha una serie de iniciativas con el objetivo de concienciar a los profesionales que trabajan en el entorno de los servicios de salud y sensibilizar a las administraciones públicas y a la sociedad en general ante este grave problema que requiere de la unidad de todos.

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Dr. Serafín Romero, asistió a la Asamblea de Médicos de Hospitales a quienes animó a identificar y dar a conocer la realidad de sus centros sanitarios y a comunicar a sus Colegios de Médicos aquellas situaciones asistenciales que puedan afectar a la buena praxis, a la responsabilidad profesional y a la seguridad de los pacientes

El Dr. Romero se declaró defensor del actual modelo sanitario y expresó su anhelo a que sea equitativo para todos los españoles, además de accesible, aunque lamentó la ausencia de medidas estructurales encaminadas a tal fin. 

Mostró su preocupación y repulsa por la precariedad laboral que provoca que muchos compañeros tengan que abandonar el país en busca de mejores condiciones laborales fuera del mismo. Asimismo, criticó que el dinero que se invierte en la formación de profesionales muy competentes no pueda ser revertido después en los ciudadanos. “La precariedad laboral, que varía entre CC.AA., e, incluso entre hospitales, está sangrando al propio sistema sanitario”, manifestó. “El médico lo que quiere es que se le deje trabajar, formarse, investigar, procurar lo mejor para el paciente y también ganar su sueldo”, puntualizó.

Por otra parte, puso en valor la evolución que ha experimentado la Organización Médica Colegial que, como dijo, "se ha convertido en un Foro de Pensamiento Profesional y también en un observatorio de lo que ocurre en la profesión, prueba de ello es el barómetro que todos los años presentamos sobre la situación laboral de los médicos".

La enfermedad de Párkinson afecta a unas 300.000 personas en España y cada año se diagnostica un nuevo caso por cada 10.000 habitantes, según ha puesto de manifiesto un estudio en el que participa la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y en el que se han revisado casi un centenar de trabajos para analizar la incidencia de la enfermedad en nuestro país

A partir de los diferentes artículos estudiados, los científicos han realizado una estimación del coste que esta patología puede llegar a suponer a cada paciente. Así, han concluido en que si se emplean algunas terapias avanzadas, como estimulación cerebral profunda, duodopa o bomba de apomorfina, este puede ascender a entre 17.000 y 50.000 euros por paciente al año.

No obstante, estas personas suelen ser una minoría dentro del colectivo, puesto que solo un pequeño número de pacientes reúne los requisitos adecuados para poder optar a estos tratamientos.

El Dr. Luis María Casero, secretario general del Colegio de Médicos de Ciudad Real y miembro del Observatorio de Agresiones de la Organización Médica Colegial (OMC), considera que existe poca coordinación entre la Administración y los Colegios de Médicos para tratar de erradicar las agresiones en el ámbito sanitario, a pesar de que “deberíamos trabajar de la mano, compartir información y medidas de prevención”, según ha explicado en una entrevista con motivo del Día Nacional contra las Agresiones a Sanitarios, que se celebra este jueves.

Desde la puesta en marcha del 2010 el Observatorio de Agresiones se han logrado importantes avances ¿Cuál es el balance de lo conseguido en este tiempo?

El balance es muy positivo. Se ha conseguido sensibilizar a todos los estamentos implicados: pacientes, profesionales, fiscales, jueces, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Todos conocemos ya la gravedad del problema y la gran repercusión que las agresiones tiene sobre la asistencia sanitaria en su día a día. La agresión a un profesional médico, rompe lo más importante, que es la relación de confianza entre el profesional y su paciente, por lo que resulta gravemente dañada la asistencia sanitaria que se preste a partir de ese momento, no sólo con ese paciente si no con otros.