En dicho estudio, vinculado al Registro SEMI-COVID-19 de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), se incluyeron datos de 4.393 pacientes, de los cuales 419 eran profesionales sanitarios y 3.974 trabajadores no sanitarios.

Un estudio de cohorte observacional basado en datos del Registro SEMI-COVID-19 de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) ha analizado de forma comparativa el pronóstico y riesgo de muerte de los trabajadores sanitarios (HCW) y no sanitarios (NHCW) hospitalizados en España por COVID-19 con el objetivo de determinar si los primeros (HCW) tenían un peor pronóstico o mayor riesgo de muerte que lo segundos (NHCW) y si trabajar en el ámbito de la salud implicaba o no tasas más altas de complicaciones y mortalidad en COVID-19. En España, el 20,4% de los casos confirmados de COVID-19 se produjo en profesionales sanitarios.
 
Los resultados de dicho estudio, que firman 25 médicos internistas en un artículo científico que acaba de publicar la Revista Científica PLOS ONE bajo el título “Healthcare workers hospitalized due to COVID-19 have no higher risk of death than general population. Data from the Spanish SEMI-COVID-19 Registry”, sugieren que “la exposición profesional a la COVID-19 en profesionales sanitarios no conlleva más gravedad clínica ni mortalidad”. Además también revelan que los trabajadores sanitarios hospitalizados en contexto de infección por SARS-CoV-2 presentaban “menos comorbilidades, síntomas más leves y un mejor pronóstico” que los trabajadores no sanitarios.

El Consejo General de Colegios Ofíciales de Médicos (CGCOM) y la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED) han realizado un comunicado referente al estudio científico iniciado el pasado mes de noviembre sobre los efectos de las mascarillas faciales en la capacidad de ejercicio aeróbico.

El estudio se está realizando en piragüistas utilizando un kayak-ergómetro realizando cada uno de ellos dos pruebas de esfuerzo máximas (hasta el agotamiento con comprobación de parámetros objetivos) una con mascarilla quirúrgica y otra sin mascarilla.
 
Los datos preliminares indican que el uso de mascarilla quirúrgica no parece afectar de forma significativa a la capacidad máxima de esfuerzo. Aunque, según estos datos preliminares, en el deporte de alta competición podría haber aspectos que comprometieran el rendimiento a altas intensidades (aún están en estudio), no existe hasta el momento causa objetivable que impida la realización de deporte aficionado o de iniciación con mascarilla quirúrgica.

Los niños que presenten alguna patología "de especial riesgo" para la COVID-19, pueden no ir a clase si así lo deciden sus padres.

El Ministerio de Sanidad y el Ministerio de Educación y FP recomiendan que la ventilación natural, esto es, la apertura de puertas y ventanas, en los centros educativos, para evitar así la transmisión del SARS-CoV-2, se haga ahora "de forma permanente".
 
Este es uno de los cambios que han introducido ambos ministerios en el documento sobre 'Medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente a COVID-19 para centros educativos en el curso 2020-2021', cuya última actualización databa del 17 de septiembre del año pasado.
 
El documento de septiembre recogía que se debía ventilar "con frecuencia" las instalaciones del centro educativo durante, al menos, unos 10-15 minutos al inicio y al final de la jornada, durante el recreo y, siempre que sea posible, entre clases, "manteniéndose las ventanas abiertas todo el tiempo que sea posible y con las medidas de prevención de accidentes necesarias".

De forma habitual, son los servicios de Preventiva los que realizan la vacunación de pacientes de alto riesgo y los equipos de Atención Primaria quienes asumen las campañas de vacunación general. Ahora debido a su experiencia, deberían ser, también, los responsables de la vacunación frente al Covid-19 tanto en el conjunto de la población como entre los grupos de alto riesgo.

La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) consideran que la vacunación frente al SARS-CoV-2 tanto de los grupos de alto riesgo como del conjunto de la población debería realizarse en los servicios de Medicinas Preventiva y en los equipos de Atención Primaria, respectivamente, en el marco de una estrategia colaborativa entre Atención Primaria y Hospitalaria. Los responsables de estas sociedades estiman que “los vacunódromos no son necesarios puesto que tan solo es imprescindible dimensionar adecuadamente los servicios sanitarios y seguir protocolos específicos diseñados por Salud Pública”.
 
El encuentro entre La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) viene motivado tras el acuerdo de la Comisión de Salud Pública, en la que están representadas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad.

El director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Hans Kluge, ha destacado la reducción de casos de contagio Covid-19 que se está registrando estas últimas semanas entre los países europeos, pero ha pedido no bajar la guardia ni levantar las medidas establecidas para frenar la transmisión.

Y es que, por primera vez desde septiembre del año pasado, el número de casos nuevos diagnosticados en una semana es menos de un millón y, por tercera semana consecutiva, se están también reduciendo el número de muertes por Covid-19. De hecho, Europa representa el 28 por ciento de los nuevos casos detectados en todo el mundo y el 21 por ciento de los nuevos fallecimientos.
 
"Cuando los casos de COVID-19 están en niveles más bajos en muchos países, como lo están ahora, las autoridades de salud tienen la oportunidad de concentrarse en evaluar y mejorar el desempeño de su respuesta. Con ese fin, he escrito a todos los ministros de salud de la Región de Europa, proporcionando una evaluación de la situación actual y una lista de verificación de acciones adicionales que los Estados miembros deberían considerar", ha detallado Kluge.