El Juzgado de lo Social número 5 de Alicante ha condenado a la Conselleria de Sanidad de la Generalitat valenciana a indemnizar a médicos por infringir la normativa de prevención de riesgos laborales por la falta de elementos de protección en la primera oleada de la pandemia de COVID-19.

En una sentencia fechada el 7 de enero y dada a conocer este martes por el Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana CESM-CV, quien interpuso la demanda junto a varios de sus afiliados, el magistrado estima parcialmente las pretensiones de los demandantes, que alegaban que la administración incumplió sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales durante el estado de alarma declarado por real decreto de 14 de marzo "con grave riesgo para la seguridad y la salud del personal sanitario".
 
El juez señala, en primer lugar, que, a pesar de que las administraciones autonómicas estaban bajo la supervisión de los órganos de gobierno centrales, la gestión sanitaria seguía siendo de su competencia y solo la Conselleria de Sanidad, "como empleadora y deudora de seguridad, era la responsable del cumplimiento del marco normativo de prevención de riesgos laborales para con sus empleados sanitarios".

La Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos (CIPM) se reunirá este jueves para fijar un precio máximo de venta de los test de antígenos de diagnóstico de la COVID-19, según ha anunciado la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros de este martes.

Así, se cristalizará la promesa realizada ayer por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una entrevista en la Cadena SER, en la que avanzó la intención del Gobierno en "el control del precio de los test de antígenos".
 
Rodríguez ha detallado que "hasta ahora" el Gobierno se ha encargado de garantizar el suministro de los test, que sufrieron una gran falta de 'stock' en las últimas semanas de diciembre debido al gran alza de contagios por la variante ómicron.
 
"Hubo tensión en el mercado y el Gobierno, de la mano de distribuidores farmacéuticos y de los colegios, garantizó el suministro. Ahora tenemos garantizado el suministro y vamos a fijar precios máximos. Si no estuviera garantizado el suministro no se podrían fijar los precios", ha defendido.

FUENTE: medicosypacientes.com

El vicepresidente de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) y especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Valencia, Óscar Zurriaga, ha rechazado que sea el momento de abordar la vigilancia de la COVID-19 como una gripe.

"Es lo que todos quisiéramos. Pero en estos momentos la COVID-19 no es como el resto de enfermedades. Si se pretende decir que es como la gripe y ya está no es así. Es una pandemia y deberíamos seguir trabajando con esa vista. No estamos viendo lo mismo que en una temporada gripal estándar o incluso de las malas. No estamos viendo lo mismo no solo en casos sino también en términos de gravedad. En una temporada gripal mala podemos tener 1.500 fallecidos directos. En la COVID-19 no estamos viendo esos números, no estamos en esa situación todavía", ha defendido Zurriaga en declaraciones a Europa Press.
 
Así, ha censurado que se hable del coronavirus como una endemia. "El problema es que se está hablando de endemia para no preocuparse de nada. Es como si dijéramos que no nos preocupamos de la tuberculosis porque es endémica. Que sea endémica no significa que deje de ser un problema", ha esgrimido.

El Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud (IHME, por sus siglas en inglés) prevé que más del 50 por ciento de la población europea estará infectada por Ómicron en las próximas 6-8 semanas, según ha avisado el director regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa, Hans Kluge.

Según Kluge, en la región europea se han notificado más de 7 millones de nuevos casos de Covid-19 en la primera semana de 2022, lo que supone más del doble en un periodo de dos semanas. A 10 de enero, 26 países informan que más del 1 por ciento de su población se contagia de COVID-19 cada semana.
 
Además, 50 de los 53 países de Europa y Asia central han notificado ya casos de Ómicron. "Se está convirtiendo rápidamente en el virus dominante en Europa occidental y ahora se está extendiendo en los Balcanes", ha advertido el director regional de la OMS Europa.

Las comunidades autónomas han notificado este lunes al Ministerio de Sanidad 292.394 nuevos casos de COVID-19, 44.039 de ellos diagnosticados en las últimas 24 horas. Estas cifras son inferiores a las del mismo día de la semana pasada, cuando se notificaron 372.766 positivos.

La cifra total de contagios en España se eleva ya a 7.457.300 desde el inicio de la pandemia, según las estadísticas oficiales. La incidencia acumulada en los últimos 14 días por 100.000 habitantes se sitúa en 2989,47, frente a 2722,27 del pasado viernes. En las pasadas dos semanas se ha registrado un total de 1.416.565 positivos.
 
En el informe de este lunes se han añadido 202 nuevos fallecimientos, en comparación con 168 el lunes pasado. Hasta 90.136 personas con prueba diagnóstica positiva han fallecido desde que el virus llegó a España, de acuerdo con los datos recogidos por el Ministerio.

COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.