La cardiopatía es la patología congénita de mayor incidencia en España que afecta a ocho de cada mil niños nacidos, lo que supone unos 4.000 casos nuevos cada año, según asegura la Fundación Menudos Corazones quien denuncia que son una asignatura pendiente para la sociedad, ya que apenas se conocen ni se oye hablar de ellas. Por ello y con motivo de la celebración del Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas, que se celebra mañana 14 de febrero, se realizan numerosas actividades solidarias para concienciar, aumentar el apoyo social y el desarrollo de iniciativas que mejoren la situación de los niños enfermos y de sus familiares

Una cardiopatía congénita es una malformación del corazón o de los grandes vasos sanguíneos presente en el feto y en el recién nacido. Algunas cardiopatías congénitas se manifiestan clínicamente en edades más tardías (meses o años más tarde). Los niños nacen con un corazón al que le falta alguna parte o tiene alguna incompleta, o bien tiene orificios en los tabiques que hay entre sus cámaras, o son estrechas o sus válvulas presentan fugas, o los vasos sanguíneos son angostos.

Existen muchos tipos de defectos congénitos del corazón, desde aquellos que tienen un riesgo leve para la salud del niño, hasta aquellos de mayor riesgo que requieren una cirugía inmediata.

La profesión médica insiste a las Administraciones central y autonómica en la necesidad de reponer personal y financiación para optimizar el funcionamiento del sistema sanitario, según coincidieron en subrayar los presidentes de la OMC, Dr. Rodríguez Sendín, y del Colegio de Médicos de Cuenca, Dr. Carlos Molina, en la toma de posesión oficial del cargo de este último, celebrada el pasado viernes en la sede de la corporación médica conquense.

La nueva Junta Directiva del Colegio de Médicos de Cuenca, presidida por el Dr. Carlos Molina, que inicia su tercera legislatura, tomó posesión de su cargo el pasado viernes, 10 de febrero, en un acto en el que estuvieron presentes autoridades locales como la directora provincial de Sanidad, Mª Luz Fernández Marín, en representación del consejero de sanidad; y Marta Segarra Juárez, concejal de Cultura del Ayuntamiento. Por parte de los Colegios de Médicos asistieron miembros de la Comisión Permanente de la OMC: Dres. Serafín Romero, vicepresidente primero; y Jerónimo Fernández Torrente, vicesecretario, a los que se sumaron presidentes colegiales castellano-manchegos de Ciudad Real, Dr. José Molina, y de Toledo, Dr. José Luis Rodríguez Padial, acompañado del secretario, Dr. Juan José García Cruz.

Tras la toma de posesión oficial de cada uno de los miembros de la nueva Junta Directiva, el presidente de la corporación conquense puso sobre la mesa la situación del Colegio de Médicos de Cuenca, de menos de 800 colegiados pero, como destacó, “no por ello menos importante en el marco de la Organización Médica Colegial". "No tenemos la potestas, que corresponde a la Administración, pero si la autoritas, que nos la da la suma de la autoritas de todos los profesionales que trabajan a lo largo de nuestra provincia e integrados en nuestra corporación”, señaló.

Las características de la población conquense, compuesta por unas 215.000 personas, y caracterizada, además de por su dispersión geográfica, por ser una de las más envejecidas de nuestro país hace necesario, como solicitó el Dr. Molina, “una apuesta importante por la cobertura sanitaria de la provincia”, demandando a los dirigentes responder a estas necesidades, y a que aporten la mejor sanidad posible.

La vocalía nacional de Médicos de Administraciones públicas abordó en su última Asamblea en la OMC, entre otros temas, la precaria situación en la que se encuentran los médicos forenses, “a los que se les está pagando 1,40 euros la hora de guardia”, según destacó el representante nacional Dr. Fernández Pro

“Nos preocupa especialmente la situación de los médicos forenses y sus condiciones económicas, teniendo en cuenta, por ejemplo, que la hora de guardia la están cobrando, actualmente, a 1,40 euros. El tema está estancado y hay que ponerse a trabajar en el mismo”, según señaló el Dr. Fernández Pro al término de la Asamblea del pasado viernes en la sede de la OMC.

Los sectores que agrupa esta Vocalía, entre los que se encuentran médicos forenses, militares, de prisiones, etc. aportan un valor añadido al Consejo General de Médicos desde el punto de vista de la diversidad, indicó el representante nacional de esta sección.

Al respecto hay dos temas fundamentales para esta Vocalía como son la sanidad penitenciaria y la carrera profesional.En cuanto a la sanidad penitencinaria, la Dra. Carmen Hoyos, representante en la OMC recordó los últimos pasos dados desde esta Vocalía orientados a concienciar a todos los grupos políticos sobre la importancia de transferir las competencias en la materia a las CC.AA., dadas las irregularidades que se están produciendo en cuanto a la asistencia en los centros penitenciarios, junto a las discriminaciones que estamos sufriendo los profesionales que nos dedicamos a este tipo de asistencia.

La Validación Periódica de la Colegiación (VPC) es un proceso desarrollado por los Colegios de Médicos y el Consejo General de los Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), por el cual, cada seis años se evalúan tres aspectos que afectan a la actividad profesional: la buena praxis;  el estado de salud del médico; y la comprobación de que mantiene la actividad clínica en el periodo evaluado.

Los colegios de médicos son los encargados de proporcionar la certificación colegial VPC.

Se trata de un formulario que consta de cuatro apartados:

a) Buena praxis. Validación Colegial.

b) Valoración de salud. Declaración de salud y certificado médico.

c) Certificación de “Vida laboral”, del empleador, o autorización de apertura de su unidad asistencial de la Consejería de Salud (en caso de ejercicio exclusivamente privado).

d) Registro de actividades de Formación Médica Continuada y de Desarrollo Profesional Continuo (temporalmente con carácter voluntario).

Expertos internacionales asisten a partir de este lunes, 13 de febrero y durante cinco días, a una reunión formativa sobre diagnóstico y estratificación del riesgo de enfermedad coronaria con técnicas de Cardiología Nuclear, que tendrá lugar en la sede de la Organización Médica Colegial en colaboración con la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA). Uno de los coordinadores de esta reunión, el Dr. Ángel M. Soriano, jefe del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital General Universitario de Ciudad Real, explica  los objetivos del encuentro, asegurando que se ha elegido España para su celebración por su alto nivel en cardiología nuclear.

-Fortalecer la práctica de la cardiología nuclear es uno de los objetivos del curso. ¿En qué situación se encuentra en estos momentos en nuestro país? ¿Está muy extendida su práctica?

-El curso se organiza con especial atención al proyecto de colaboración que mantiene la OMC-CGCOM-FFOMC con la IAEA (Organización Internacional de Energía Atómica) y el Ministerio de AAEE con el fin de actualizar los conocimientos de médicos nucleares y cardiólogos de países latinoamericanos y centroamericanos en esta disciplina. El realizar esta reunión en España se debe al alto grado de desarrollo que tiene nuestro país en cardiología nuclear y por otro la ausencia de barreras lingüística, al hablar todos el mismo idioma.

-¿Cómo se puede mejorar la atención a los pacientes con enfermedad coronaria a través de la cardiología nuclear? ¿Cuáles son las principales patologías a las que está destinada?

-En esta reunión se va a tratar de una parte de las aplicaciones de la cardiología nuclear, concretamente los estudios de perfusión y metabolismo cardíaco para la estratificación del riesgo del paciente con patología coronaria y el diagnóstico de afectación coronaria.